Instituto PolitÉcnico Nacional "La Técnica al Servicio de la Patria"

  
IPNGOB.MX

Conceptos



Conceptos y reflexiones…

Actualmente la violencia es considerada un problema grave, un asunto de salud pública y una de las principales causas de muerte en todo el mundo, ha alcanzado niveles preocupantes y de gran impacto porque atraviesa fronteras raciales, generacionales, religiosas, educativas y socioeconómicas. 


Sin embargo, habría que preguntarnos ¿qué pensamos cuando hablamos de violencia? ¿cuáles son las primeras imágenes que se vienen a nuestra mente? Tal vez  sean situaciones extremas como guerras internacionales, homicidios masivos, torturas, muerte, robos, secuestros, riñas o asesinatos, es decir vinculamos la violencia con un nivel macro, no obstante,  también existe en contextos cercanos a la vida cotidiana, en espacios donde estamos presentes todos los días y convivimos de manera habitual, como la familia, la escuela o el trabajo, lugares que se tornan inseguros  porque la violencia que se vive ahí es cíclica, progresiva y en muchos caso mortal.


En dichos ámbitos, una frase ofensiva, una mirada lasciva, un chantaje, una humillación, un desprecio, un  insulto o un toqueteo sexual pueden ser experiencias de todos los días.


Generalmente estas prácticas son justificadas y promovidas por modelos sociales sexistas donde predominan relaciones caracterizadas por la existencia de jerarquías, discriminación, dominación, fuerza, subordinación y desigualdad.

Violencia y agresividad

Una dificultad de reconocer la violencia es que se considera que ésta es natural o como una respuesta lógica de la agresividad, pero… ¿es lo mismo violencia y agresividad? ¡Analicemos!


La agresividad es una respuesta adaptativa y un conjunto de estrategias que las personas utilizan para dar respuesta a las amenazas externas y así manejarse asertivamente ante situaciones peligrosas. Esta agresividad natural permite lograr la supervivencia, tiene manifestaciones de empuje, conquista, alcance de metas, defensa de lo obtenido. 


La agresividad es necesaria para vencer los obstáculos que el medio presenta. De este modo una persona emprendedora, que lucha por conseguir los objetivos que están en su proyecto de vida, que sortea las dificultades y sigue avanzando, podría ser definida como agresiva en el sentido positivo de la palabra, ya que la agresividad  no conlleva la voluntad de dañar destruir a otra u otras personas.


A diferencia de la agresividad, la violencia si tiene un carácter destructivo, tiende a provocar un daño en las personas porque se utiliza para controlar y someter. La violencia puede definirse como aquellas situaciones (acciones u omisiones) en las que una persona se mueve con relación a otra, en el extremo de exigencia de obediencia y sometimiento, cualquiera que sea la forma como esto ocurra (psicológica, física, económica, sexual). Es un ejercicio de poder y autoridad que ofende, perjudica y quebranta los derechos de la persona, ya que ocasiona daño, lesión, incapacidad e, incluso puede provocar la muerte.


Para que pueda darse la violencia tiene que existir un desequilibrio de poder, es decir un “arriba” quien ejerce la violencia” y un “abajo” quien se somete a ella” esto puede ser real o simbólico, adoptando habitualmente la forma de roles complementarios: padre, madre-hijo/a, hombre-mujer, profesor/as- estudiantes, jefe/a- empleado/a, entre otros.



Tipos de violencia

Violencia Física. Es toda acción u omisión que daña la integridad física, es la más evidente porque el daño producido, que puede o no provocar lesiones internas, externas o ambas, se localiza en el cuerpo de la persona expuesta a esta situación. En este tipo de violencia puede utilizarse la fuerza física, algún objeto, arma de fuego o punzocortante, incluso sustancias químicas. En el caso de las lesiones internas a veces llegan a diagnosticarse mucho tiempo después de que se ocasionan pudiendo incluso provocar la muerte.


La violencia psicológica produce daño en la esfera emocional, se vulnera la integridad psíquica a través de actos u omisiones repetitivos. Entre los medios utilizados puede mencionarse la mordacidad, la mentira, la ridiculización, el chantaje, los sarcasmos relacionados con el aspecto físico, las ideas o los gustos de la persona, el silencio, las ofensas, las bromas hirientes, el aislamiento y las amenazas de ejercer otras formas de violencia. Un ejemplo de ello puede ser la prohibición de vestirse de alguna manera, condicionar para hacer algo que no se quiere, prohibir visitar a la familia, trabajar o estudiar, burlarse del aspecto físico, de los logros profesionales, entre otros . Las personas sometidas a este clima viven una progresiva debilitación psicológica, problemas de autoestima, frustración, cuadros depresivos, y pueden llegar al suicidio.


Violencia sexual. Encontramos la violación como la más evidente, consiste en la introducción del pene en el cuerpo de la persona, ya sea en la vagina, en el ano o en la boca, mediante el uso de la fuerza física. La penetración vaginal o anal con un objeto o con una parte del cuerpo distinta al pene también es considerada como una violación. Además se incluyen en esta categoría los tocamientos en el cuerpo de la persona, obligarla a tocar el cuerpo de quien la está violentando y en general a realizar prácticas sexuales que no desea, acoso y burlas sobre de su sexualidad. 


La violencia económica se refiere a la disposición efectiva y al manejo de los recursos materiales (dinero, bienes, valores) sean propios o ajenos, de forma tal que los derechos de otras personas sean transgredidos. Ejerce violencia económica quien utiliza sus propios medios para controlar y someter a los demás, así como el que se apropia de los bienes de otra persona con esa finalidad.



Violencia Patrimonial. Cualquier acto u omisión que afecta la supervivencia de la persona. Se manifiesta en la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la persona  Este tipo de violencia ocasiona daños o menoscabos en los bienes muebles o inmuebles y/o en el patrimonio y, por lo general, se ejerce por medio de la destrucción, el robo, el despojo, el abuso de confianza y el fraude.


Además de los tipos de violencia enmarcados con anterioridad y establecidos en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2007), se identifican otras manifestaciones de violencia como las que se realizan contra los derechos reproductivos, al ser toda acción u omisión que limita o vulnera el derecho de decidir libre y voluntariamente sobre el propio cuerpo y vida en los campos de la sexualidad y reproducción. Para las mujeres se especifica en la limitación de su función reproductiva, con relación al número y espaciamiento de las hijas e hijos, acceso a métodos anticonceptivos de su elección, acceso a una maternidad elegida y segura, así como a la interrupción legal del embarazo.


¿Qué es el acoso y el hostigamiento?

El acoso y hostigamiento son manifestaciones de violencia que se expresan en conductas verbales, físicas o ambas relacionadas o no con la sexualidad.


Entonces…¿acoso y hostigamiento son sinónimos?

No, el acoso y hostigamiento no son sinónimos, a pesar de ello, han sido utilizados de esta manera creando confusión, de hecho se han relacionado con otros términos como acoso moral, psicoterror, mobbing, bullying, hostigamiento laboral, persecución encubierta, maltrato psicológico, violencia psíquica, ninguneo, entre otros, por lo que es importante que conozcas a qué se refieren.


El acoso es una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la persona, independientemente de que se realice en uno o varios eventos. Ejemplo: la violencia que se ejerce entre compañeros del mismo grupo o de la unidad académica.


El hostigamiento, por su parte, es el ejercicio de poder, en una relación de subordinación real o de la persona que vive violencia frente a quien la ejerce. Ejemplo: La violencia que ejercen las y los profesores hacia estudiantes, las y los jefes hacia sus empleados/as.



Síguenos a través de nuestros medios sociales

Instituto PolitÉcnico Nacional

D.R. Instituto Politécnico Nacional (IPN), Av. Luis Enrique Erro S/N, Unidad Profesional Adolfo López Mateos, Zacatenco, Delegación Gustavo A. Madero, C.P. 07738, México, Ciudad de México, 2009-2015.
Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito de la Directora General del Instituto.